Kimi to, Nami ni Noretara, conocida en Occidente como Ride Your Wave o Juntos en el Mar, es la película escrita por Reiko Yoshida y dirigida por Masaaki Yuasa que se estrenó apenas el 21 de junio en Japón, y que gracias a Konnichiwa Festival podremos ver aquí en México a partir del 27 y hasta el 29 de septiembre.

 

La película narra la historia de Hinako, una chica que desde niña vivió cerca del mar pero se mudó por el trabajo de su padre y, ahora que es una universitaria, decidió volver al mar que tanto ama para poder volver a surfear.

Hinako sobre una tabla en el mar

Por azares del destino conoce a Minato, un bombero que la rescata de la azotea de su edificio en llamas con quien rápidamente desarrolla una relación amorosa. A medida que pasan tiempo Hinako enseña a surfear a Minato, y aunque ella siempre ha sido muy temeraria y puede montar las olas más altas, no está muy segura de qué hacer con su vida. Por el contrario, Minato puede no ser muy bueno surfeando, pero es muy decidido y cuando quiere algo le pone todo el empeño del mundo, lo que lo hace un gran bombero, cocinero y varias cosas más.

Hinako y Minato, protagonistas de Ride Your Wave

Pero desgraciadamente Minato muere en un accidente precisamente surfeando, por lo que Hinako tendrá que superar uno de los episodios más complicados de su vida al haberse enamorado tan profundamente de alguien que ya no está… o eso creía, porque gracias a una canción que compartían Minato vuelve a la vida una vez más dentro del agua.

Hinako no sabe si se está volviendo loca o no, pero solo ella puede verlo y hablar con él, lo cual no hace nada fácil superar esta gran tragedia de su vida a pesar de que cuente con el apoyo de su familia y amigas.

Minako dentro del agua

Para poder superar su presente tendrá incluso que indagar en su pasado, donde podremos ver que muchas veces no nos damos cuenta de acciones buenas que realizamos y que influyen positivamente en otras personas, lo que hace que, a su vez, esas personas terminen haciendo cosas buenas que impulsan a más personas a ayudar a los demás.

Esto me hizo pensar que frecuentemente pasamos por alto lo que hacemos y que muchas acciones que para nosotros pueden ser cualquier cosa, para otras pueden ser algo crítico en su vida, para bien y para mal. Así como la violencia solo genera más violencia, las buenas acciones también contagian y promueven más acciones buenas, algo que queda muy claro al final de Ride Your Wave.

Hinako y Minato en un atardecer

En la superficie la película es acerca del amor, pero más a fondo se trata de la pérdida y de superar dificultades que son inherentes a vivir. Aquí “montar las olas” no solo se refiere a surfear, sino que la película utiliza esa acción como metáfora para superar las dificultades y buscar una madurez e independencia como ser humano. Esto se ve claramente cuando Hinako dice “de qué sirve ser surfista si solo puedes montar olas en el mar”, haciendo alusión a que de nada le sirve su temeridad en el agua si en su vida diaria está perdida y no sabe qué olas tomar, cuáles dejar pasar y qué hacer consigo misma.

En Ride Your Wave vas a pensar en tu pareja o falta de, en tus amigos, familia y en qué estás haciendo con tu vida. Sin duda alguna vas a pasar un buen rato analizando cada cosa y detalle, lo que te dará un buen pretexto para volverla a ver porque hay muchas cosas de la vida de cada uno en esta gran historia.

Hinako y Minato tomando una selfie

Como algunos conocedores podrán notar, el arte es muy similar a Devilman Crybaby, obra también de Masaaki Yuasa. Los colores y trazos tan sutiles hacen de la animación algo único, a veces rozando lo onírico, porque los movimientos y las figuras de los cuerpos muchas veces toman formas desproporcionadas y distintas, lo que le da un sabor muy diferente al de una animación más tradicional, de CGI o con actores reales.

El sonido y la música caen bajo la dirección de Michiru Oshima, una leyenda en este ámbito que sabe complementar muy bien el sentir que tenemos en pantalla, lo que hace que, aunque sea muy sutilmente, las emociones de alegría o tristeza se intensifiquen considerablemente.

Hinako y Minato, protagonistas de Ride Your Wave

Todos estos elementos hacen de Ride Your Wave una historia trágica, conmovedora y muy, muy recomendable. No olviden que estará en salas seleccionadas de Cinépolis a partir del 27 de septiembre y que pueden comprar sus boletos en el siguiente botón:

Ride Your Wave
Hay muchos elementos que resuenan en tu propia vidaEl arte le da un toque únicoTe hace cuestionar qué estás haciendo y en dónde estás
Hay pocos personajes y por el tiempo casi no están desarrollados
8.1Conmovedora y profunda
Desarrollo argumental8.5
Diseño de personajes7.5
Narración8
Arte8.5