Cualquier película es un reto, pero adaptar un manga futurista a una historia con actores reales debe ser uno de los trabajos más complejos que existen. El reto de adaptar Battle Angel: La Última Guerrera no es simplemente contar una historia que sea fiel al manga, sino lograr que los elementos animados y reales coexistan en un solo mundo.

Según Jon Landau en una entrevista hecha por Flicks and the City Clips, la realización de Battle Angel: La Última Guerrera es más complicada que la de Avatar simplemente por un detalle: Avatar sucedía en otro planeta, por lo que prácticamente cualquier cosa que pusieran en escena podía ser creíble, puesto que no existía en realidad. En Battle Angel, por el contrario, las cosas suceden en una Tierra futurista, por lo que, si bien puedes representar cosas que no existen del todo, tienen que estar muy apegadas a la realidad actual.

Landau no es cualquier persona, sino el productor que ha trabajado con James Cameron en varios de los proyectos más importantes del cineasta, como la multipremiada Titanic y Avatar.

Mike Cozens, el supervisor de animación de la película, dijo que Alita es posiblemente el personaje digital más ambicioso que se ha creado hasta ahora, por lo que todos sus movimientos fueron capturados con la tecnología más actual disponible.

El truco fue poner cámaras por todo el set que grabaron marcas en el cuerpo físico de la actriz [Rosa Salazar], para que después el sistema interpretara esas marcas y las pusiera en un espacio de tres dimensiones para crear un esqueleto digital que representara la actuación.

Alita comiendo chocolate

Por otro lado, la actriz Rosa Salazar dijo que actuar con todo ese equipo requiere cierto tiempo para acostumbrarse:

Usas un casco, micrófono, batería para el micrófono, un mástil de titanio, una cámara, y estás dentro de un traje completo con todo y guantes.

Actualmente la tecnología para registrar todo esto en computadora se llama captura de movimiento (motion capture), pero según Landau, en esta película quisieron llevar la tecnología más allá con captura de representación (performance caption). La diferencia radica en que además de capturar los movimientos del cuerpo, también se capturan los gestos de la cara.

Rosa Salazar como Alita

Según Cameron, todo se redujo a eso: hacer que el personaje se sienta real en un close-up junto a actores. Para lograrlo, Rosa Salazar trajo encima dos cámaras de alta definición todo el tiempo. Eso permitió crear escenas donde lo real y lo sintético eran uno solo, algo que ya se había realizado pero nunca como hasta ahora.

Definitivamente Battle Angel: La Ultima Guerrera promete ser una gran película, pero ¿qué tanto ha tomado o se ha distanciado del manga original de Yukito Kishiro? Será algo muy interesante de ver. No olviden que el estreno mundial es el 14 de febrero, así que estén pendientes y no se pierdan de esta épica historia.