Después de ver cómo Jessica Jones (Krysten Ritter) abusaba del alcohol mientras acababa con el reino de terror de Kilgrave, la antiheroína más popular de Netflix se prepara para una segunda temporada.

Según las últimas imágenes publicadas, Jessica Jones podría terminar en la cárcel por algún tipo de altercado con la policía, algo nada raro para la investigadora privada más problemática de la televisión.

La historia se estrenará el 8 de marzo y será una continuación directa de la primera temporada, aunque no sabemos exactamente cómo incorporará los hechos ocurridos en Defenders (que no le fue nada bien). Aquí les dejamos el último avance para que puedan sacar sus propias conclusiones.