BioWare aprovechó la PAX West para continuar la conversación pendiente sobre Anthem. Ahí mostró un interesante adelanto del sistema de progreso, el sistema narrativo y el modo en el que nos desenvolvemos por ese amplio mundo. ¿Lo mejor de todo?: ni expansiones de pago ni cajas de botín en Anthem.

Parece ser que el fiasco de Battlefront II le dolió en el alma a EA, porque después de eso ha replanteado su filosofía en los FPS y lo que vemos ahora nos encanta. Según recoge el medio VG24/7, las cajas de botín quedas descartadas así como las expansiones de pago:

Para empezar, no hay cajas de botín. Lo que sí habrá serán elementos de carácter cosmético que se pueden comprar, pero siempre se podrán conseguir.

En este punto, Mike Gamble, productor de Anthem, matiza el sistema de mejoras de armas.

Obviamente, el equipo y las armas tendrán que ganarse. Se podrá “grindar” para obtenerlos. Pero habrá algo de contenido que estará bloqueado durante los desafíos. Las fortalezas también ofrecerán determinadas [recompensas].

Existe un buen argumento de por qué las expansiones de pago y los pases de batalla han quedado desechados del catálogo de EA: no dividir a la comunidad de jugadores entre los que lo adquirieron y los que no.

Para contar nuestras historias no queremos dividir a la audiencia, queremos que las personas puedan experimentar las mismas historias, así que nada de eso estará bloqueado.

BioWare tiene mucho camino andado y puntos fuertes en su largo recorrido como desarrollador, y su trayectoria deja claro que contar historias es algo de lo que mejor saben hacer. Por lo pronto, su nueva propuesta de ciencia ficción tiene cada vez más motivos para tenernos mordiéndonos las uñas.

Anthem estará disponible a partir del 22 de febrero de 2019 en Xbox One, PlayStation 4 y PC, con sus correspondientes accesos anticipados en EA Access y Origin Access. Eso sí, habrá un demo a partir del 1 de febrero y todo el que reserve el juego o esté suscrito a Origin Access o EA Access, podrá participar en ella.