Juegos, novelas o películas

Como casi todos los que están leyendo esto, yo empecé a jugar videojuegos cuando era niño. Me fascinaban los mundos que podía conocer, las criaturas que podía controlar y todas las maravillas que podía lograr; en muchos sentidos, jugar videojuegos era —y sigue siendo para mí— como leer un buen libro (los buenos videojuegos, claro). Por supuesto que esa visión está lejos de ser la más popular. La mayoría de la gente cree que los videojuegos son sólo para niños, que es perder el tiempo, que embrutecen la mente y que tienen tanta cultura como lo podría tener la telenovela de las siete, o sea nada.

Creo que, por el contrario, los videojuegos pueden enseñarnos mucho, desde lo más evidente (como la parte artística y gráfica) hasta lo que no lo es (como las estrategias narrativas y la psicología de los personajes). Todos estos elementos, bien ejecutados, tienen poco que pedirle a una novela o a una película. Por supuesto que lograrlo bien es muy complicado, sin embargo, me vienen a la mente varios juegos que logran el mismo efecto que un buen libro cuando lo termino: me dejan en una especie de coma mental como una semana debido a lo trágico, fuerte, bueno o simplemente maravilloso que fue el trayecto.

Bastion, de Supergiant Games

Juegos para adultos en manos de niños

Este problema, además de ser un estigma social para nosotros los gamers, también ha generado que niños y niñas pequeñas tengan juegos que claramente no están diseñados para ellos: “como los videojuegos son para niños, entonces todos los juegos son aptos para ellos”. No me malinterpreten, juegos distópicos que traten temas de muerte, guerra, etc., pueden ser maravillosos; de hecho, las distopías son lo que más disfruto jugar, leer o ver en el cine, pero vamos, la maduración mental de un treintón no se pueden comparar a la de alguien de 10 años, y no digo esto por moralino ni mojigato, sino porque hay ciertos temas que yo preferiría que mis hijos conocieran un poco más entrados en años.

Esta confusión que existe actualmente entre gente que da por hecho que los videojuegos son para niños, es lo que ha hecho que algunos gobiernos o grupos conservadores tachen de negativos a todos los juegos sin excepción. En algunas partes de Latinoamérica, incluso han lanzado leyes con la intención de que ciertos juegos no puedan llegar a los niños sin saber que esa es precisamente la intención de la ESRB con sus clasificaciones. Que a muchas madres les dé igual que su hijo esté viendo muerte, sangre y temas pensados para mayores de edad con tal de que no esté molestando, es otra cosa muy distinta.

Por favor no sean así. Si tienen hijos, preocúpense por lo que ven, leen y juegan. Si se van a aventar una buena sesión de GTA V u otro juego similar, traten de que sus sobrininitas se hayan ido a dormir, como harían con cualquier película con escenas picosonas… espero.

¿Qué opinan? ¿Qué juegos dejan o no dejan jugar a sus parientes menores?

The Last of Us, de Naughty Dog