Concrete Genie es un juego que se estrenó el 8 de octubre en exclusiva en PlayStation 4. La historia comienza en Denska, una región portuaria que si bien alguna vez fue próspera, ahora solo es una sombra que está cubierta por la oscuridad después de que una extraña marea negra la afectara y obligara a sus habitantes a abandonarla.

Nuestro protagonista es Ash, un adolescente que, a pesar de la decadencia de Denska, disfruta estar ahí porque es el lugar donde toma la inspiración para sus dibujos, que en su mayoría son curiosas criaturas salidas de su imaginación.

Si bien el argumento de Concrete Genie es totalmente fantástico, hay elementos muy reales como el del bullying, ya que Ash sufre de este problema por abusadores más grandes y fuertes que él que son los que en realidad inician toda la aventura, porque después de quitarle su cuaderno de dibujo y esparcir sus hojas por el viento, lo meten a un teleférico que lo lleva al faro que dicen está embrujado.

Ash escapando de los abusones

Pero en vez de espíritus malignos Ash encuentra a Luna, su dibujo favorito que ha cobrado vida y lo conduce a un pincel mágico, una herramienta que deberá dominar porque es lo único que puede devolverle la luz a la ciudad de Denska.

En el juego lo más importante son los dibujos, para ello tendrás que recolectar las hojas de tu cuaderno y así tener nuevos diseños para crear grandes obras. Pero no solo eso, porque también tendrás que atraer a estas extrañas criaturas —que son llamados genios— para que te ayuden a realizar ciertas acciones y recargar así tu medidor de super pintura, lo único que puede desaparecer la oscuridad de Denska.

El primer genio al que nos encontramos nos invita a crear una obra en una de las fábricas del puerto. Y si bien al principio te sientes invencible con tu pincel mágico, llegar ahí no te será nada fácil, ya que el camino está obstaculizado por los otros abusones y el propio entorno. De esta manera tendremos que ir pintando cada distrito para regresar la luz a cada zona y atraer a estos seres, que nos ayudarán con sus distintas propiedades.

Ash pintando en Concrete Genie

Atraer a los genios a un lugar implica varios pasos no tan sencillos, ya lo que primero que hay que hacer es pintar la zona por la que se va a desplazar y atraerlo con un dibujo que lo haga particularmente feliz, por lo que tendremos que conseguir la brocha adecuada para así poder avanzar. Esto hace que recolectar nuestro cuaderno sea necesario, aunque siempre habrán chicos atentos a encontrarnos por lo que lo mejor será escapar a través de los tejados, cables o despistarlos para llegar a zonas a las que queremos entrar.

La trama aparentemente inocente se intensifica conforme avanzamos en la historia, ya que descubriremos exactamente qué pasó en Denska y por qué no vemos a ningún adulto en toda la ciudad, salvo en los recuerdos de Ash. Esto implica conocer también a los otros adolescentes, entender su pasado y saber por qué decidieron volverse así de abusivos, aunque como dice Ash, “eso no justifica que se hayan vuelto unos cretinos”.

También sabremos más de los genios que nos acompañan e incluso veremos a “genios oscuros”, misteriosas criaturas de sombra que le darán un toque más de acción al juego, una parte que contrasta con el inicio más enfocado en la creatividad y en la resolución de acertijos.

Pintando las paredes en Concrete Genie

Como verás, una parte fundamental de este juego es dibujar, y el equipo de PixelOpus, desarrolladores de Concrete Genie, hicieron un gran trabajo para que pintar las distintas fachadas de la ciudad sea más que apretar un botón y mover la palanca. La mecánica para pintar motiva al jugador a que sea creativo y no se limite a hacerlo solo porque sí, y mientras más brochas hayas encontrado, más grande será tu repertorio para devolverle la luz a Denska con tu propio estilo.

Hablando de esto, si un dibujo te quedó especialmente bien puedes entrar en el modo fotografía para tomar foto o video, donde incluso puedes modificar algunos parámetros para lograr una mejor toma y poder compartirla con tus amigos.

El mundo de color de Concrete Genie

Tal vez el punto más fuerte de Concrete Genie sea su arte, que nos recuerda muy puntualmente a otros juegos como Little Nightmares o a películas como Coraline, donde la oscuridad está muy bien contrastada con los aspectos luminosos y nos hace pensar en los genios como verdaderos amigos que iluminan nuestro ambiente.

Concrete Genie es un juego interesante que te dará entre 5 y 7 horas de diversión, y aunque tampoco viene a revolucionar la industria de los videojuegos, sin duda es un título que vale la pena jugar sobre todo si te interesa el mundo del arte.

Tiene la opción de ser usado con PlayStation VR, pero la verdad es que no lo adoptaron tan bien y no logra transmitir ese ambiente envolvente tan necesario en la realidad virtual, por lo que solo quedó como una curiosidad o una manera más de jugarlo.

Concrete Genie
7.6Overall Score
Desarrollo argumental7
Diseño de personajes7
Gameplay8
Gráficos8.5