Doraemon: Story of Seasons es un juego para Nintendo Switch y PC desarrollado por Marvelous y publicado por Bandai Namco que vio la luz el 13 de junio 2019, aunque llegó a Occidente hasta el 11 de octubre. Nos cuenta una historia en donde Noby, Doraemon, Sue y sus amigos acaban arrastrados por el aire en un pueblo extraño donde deberán trabajar mientras averiguan cómo regresar a su casa.

En el universo de Doraemon, esto sería muy fácil de solucionar con los distintos dispositivos que un robot del siglo XXIII trae consigo pero, desafortunadamente, así como llegan, el gato robot los pierde y no puede utilizarlos, por lo que cada personaje acaba con un trabajo específico y Noby, que simplemente no pudo encontrar que hacer, se queda con lo último que quedaba, la granja abandonada de Harmon, el niño al que conocen inmediatamente cuando llegan a esta tierra extraña.

Personajes viendo hacia el horizonte

Propiamente hablando el juego empieza ahí, porque todo lo anterior solo son diálogos que nos introducen en la trama —de una manera muy lenta, además— y en cómo está el mundo en donde vamos a jugar. Ahí es cuando nos dan nuestras herramientas, materiales y suministros para administrar nuestra propia granja, que es realmente lo que venimos a hacer a Doraemon: Story of Seasons.

Como los conocedores ya sabrán, este juego es realmente un derivado de Harvest Moon, el título que en los 90 hizo que medio mundo administrara una granja y que eso fuera divertido, algo nada simple de lograr. Al igual que en esos juegos, aquí tendremos que limpiar la tierra, sembrar, regar, recoger materiales para construir, ampliar y mejorar nuestra granja.

Pero esto no es simplemente Harvest Moon, sino una mezcla de este título con Doraemon, por lo que el juego tiene muchos elementos RPG que lo hacen todavía más lento que un simulador de granjas pero también más divertido gracias a una historia entretenida que nos dará motivos para hacer un poco más que solo sembrar y crecer nuestra tierra.

Sembrando en Doraemon: Story of Seasons

Todo esto hace que no sea un juego para cualquier público, pero si has leído hasta aquí, seguramente sabías de antemano de qué iba todo esto, así que posiblemente tú seas de los jugadores que saben disfrutar este tipo de juegos.

Además de los elementos clásicos en un farming simulator, aquí también tendremos que preocuparnos de hablar y caerle bien a los demás personajes, por explorar y por participar en los distintos eventos que suceden a lo largo de todo el año en el pueblo. Todo esto nos irá liberando nuevas acciones, ítems o eventos que harán que la historia vaya avanzando.

Una diferencia significativa con Harvest Moon es el elemento de romance, ya que aquí no hay cómo enamorar a nadie como en otras entregas, en especial a Sue, quien como sabemos lo que conocemos el ánime, ha dejado eternamente en la friend zone a Noby.

Criando vacas en Doraemon: Story of Seasons

En Doraemon: Story of Seasons, como en cualquier otro farming simulator, las mecánicas no son complicadísimas pero sí requieren de ciertos pasos que debes seguir para administrar tu granja. Esto nos lo explican detalladamente desde el inicio y cada que vayamos desbloqueando un nuevo elemento, aunque puedes saltar cualquier tutorial si así lo deseas ya sea que sepas cómo funcionan estos juegos o que quieras aprender por ti mismo.

Toma en cuanta que este género no se trata de llegar antes, sino de saber llegar, por lo que mucho de lo que pasa día a día puede posponerse y puedes dedicar meses enteros a entender, mejorar o llevar al límite cierta mecánica o aspecto del juego mientras abandonas cualquier otra simplemente porque sí; este es tu juego y debes jugarlo a tu estilo y a tu ritmo.

Noby a caballo en invierno

La versión que jugamos aquí en ImpulsoGeek fue la de Nintendo Switch, la cual es una delicia gracias a la portabilidad de la consola porque este tipo de juegos se prestan mucho para llevar en la mochila y jugar mientras esperas, en lo que vas viajando en auto o simplemente echado en tu cama. Por el contrario, la versión de PC sufre de un control que se queda entre la consola y el teclado, donde los clásicos WASD se complementan torpemente con ↑←↓→, lo cual puede ser frustrante para algunos jugadores.

Por último, los elementos que complementan la experiencia de juego como lo son el arte o la música son exquisitos. Aunque sea de manera sutil, la música en un juego de granja debe ser tranquila y casi onírica, algo que está muy bien logrado en Doraemon: Story of Seasons.

Tomando una siesta en Doraemon: Story of Seasons

En cuanto al arte, si bien el ánime no se caracteriza por su arte increíble, aquí es llevado más allá y se mezcla con elementos que lo hacen sentir a veces como una acuarela, lo cual queda muy bien con el juego y hace que ciertas escenas se vean simplemente grandiosas.

Este juego merece la pena solo si disfrutas los farming simulators y quieres algunos elementos nuevos de RPG como los que puede ofrecer Doraemon. Si lo tuyo son juegos más cortos, rápidos y de acción, definitivamente será mejor que dejes pasar esta entrega, ya que hay otras mil propuestas más atinadas para ti en el mercado.

Doraemon: Story of Seasons
Un simulador de granja muy entretenidoGran combinación entre dos franquicias diferentesArte "simple" pero muy hermoso
Un juego lento que no es para cualquieraAnimaciones y mecánicas limitadasPuede cansarte después de un tiempo
8.5Overall Score
Desarrollo argumental8
Diseño de personajes8
Gameplay8.5
Gráficos9