Google lanzó sus teléfonos Pixel allá por 2016 con grandes aspiraciones: tener un teléfono propio que pudiera competir con lo más grande de lo grande en el sector de la telefonía. Hoy, cuatro años después, Google Pixel se han asentado en el mercado y siguen tratando de conquistar la gama media con su nuevo Google Pixel 4a.

Algo de lo que más llama la atención es que este año no habrá modelo XL, sino que el teléfono tendrá diseño único y cabrá perfectamente en una mano. Tendrá un pánel OLED FullHD+ de 5,81 pulgadas y agujero en pantalla a modo de notch, lo que lo hace ver muy bien y aprovechar al máximo su tamaño.

Google apuesta por un cuerpo de policarbonato en su totalidad, con un color negro mate bastante limpio que lo hace sentir muy ligero en su conjunto (solo 143 g), y si a eso le sumas que su costo rondará los 350 dólares, tenemos un contrincante perfecto para competir con otros teléfonos económicos que aspiran a convertirse en grandes, algo contrario a lo que pasó con Google que empezó en la gama alta y ahora intentará conquistar la media.

El teléfono podrá comprarse desde septiembre en Estados Unidos y esperamos verlo por acá a finales de año, aunque todavía no hay fecha definitiva.

Fuente: Google.