En el año 2038 los humanos logramos crear androides lo suficientemente inteligentes para que hagan el trabajo por nosotros, por lo que es común verlos de profesores, enfermeros o incluso como parejas. Es un mundo idílico en muchos sentidos, excepto para las máquinas, que un día se dan cuenta que son esclavas de los humanos y se rebelan contra nosotros. Así es Detroit: Become Human.

La fórmula está lejos de ser nueva, pero no por eso es menos emocionante o entretenida. Además, Detroit: Become Human sigue el camino que ya trazó God of War, donde las escenas cinemáticas y la acción real están unidas por la maravillosa narrativa, lo que hace mucho más inmersivo el videojuego.

La trama, aunque podría ser simplemente de humanos contra máquinas, te lleva por otro sendero haciendo que la situación esté lejos del blanco o negro, lo que da mucha profundidad y te hace pensar dos veces las acciones que tienes que tomar.

Definitvamente no es un juego casual, pues a lo largo de las muchas horas que dura el juego tendrás que investigar, resolver acertijos, retroceder y tomar desiciones que te harán arrepentirte al poco tiempo, por lo que el juego no será lo mismo para diferentes personas.

Detroit: Become Human se estrenará exclusivamente para PS4 el 25 de mayo, pero ya puedes comprarlo en preventa desde Amazon o la tienda de Sony.