Surgeon Simulator fue allá por 2013 todo un descubrimiento para los juegos de simulación hasta ahora creados, y no solo por haber desarrollado un juego sumamente divertido de jugar (porque sí lo es), sino porque todo en cuanto a simulación estaba mal: los controles eran pobres, la física reaccionaba extraño, era complicado moverte sin tirar todo en tu camino y eso era parte de lo divertido que era hacer una cirugía. El día de hoy, siete años después, pudimos probar la beta cerrada de Surgeon Simulator 2. Estas son nuestras impresiones.

Como puedes ver en el tráiler, Surgeon Simulator vuelve a darnos un juego hilarante en donde todo puede salir mal. Sin duda más de una persona que de hecho sepa lo que es una cirugía podría sufrir un paro cardiaco al ver el atropello con lo que haces todo, pero la realidad es que este juego sigue sigue tremendamente divertido de jugar y, aunque podríamos pensar que Surgeon Simulator 2 es más de lo mismo, en realidad encontramos varias razones para probar esta nueva entrega.

En el fondo Surgeon Simulator 2 sigue siendo un juego donde hacer cirugías es muy simple y todo está mal. Puedes cortar miembros simplemente arrancándolos o puedes optar por el método “más sutil”, tomar una sierra o un hacha y cortar los miembros como si fueran un tronco de árbol. Para llegar a órganos internos debes primero romper la caja torácica con un martillo —porque qué aburrido sería de otra manera— y una vez expuestas las vísceras puedes simplemente tomar el órgano malo y meter uno bueno que la sala de operaciones te provee.

Corte de cabeza

Todo esto suena a un batidillo sanguinolento, pero a pesar de cómo puede sonar, el juego no tiene nada de gore gracias a sus gráficos y animaciones caricaturescas (hechas con el motor Unity), por lo que en realidad no tendrás problemas para soportar lo que estás haciéndole al pobre desgraciado de Bob (el paciente).

Y hablando de Bob, quitar y poner miembros y órganos no puede ser tan fácil de llevar para él, por lo que con cada parte empezará a perder sangre. Puedes usar medicina en jeringas para disminuir el sangrado, y para esta nueva entrega también tienes jeringas con sangre para rellenar la que ha perdido y evitar que muera antes de terminar la cirugía.

Hay más cambios ahí respecto a la primera entrega, como que ya no puedes inyectarte “accidentalmente” la medicina para alterar tu realidad; o que ahora romper la caja torácica es más fácil porque solo se parte en dos, no en los varios pedazos que hacían un desorden antes si quiera de empezar a operar.

Sierras en Surgeon Simulator 2

El control de la mano ahora también es más simple, ya que no hay control individual de cada dedo, por lo que los gestos que podrás hacer ahora son… menos divertidos, pero hay más facilidad para tomar y manipular las cosas.

Pero el mayor cambio es que ahora tienes libertad de movimiento, lo que de hecho implica que tienes que moverte entre salas cargando equipo para poder realizar la cirugía, y si bien en solitario es simplemente divertido, en cooperativo puede llegar a ser hilarante lo accidentado de tu andar porque evidentemente esto es Surgeon Simulator, por lo que chocarás, tirarás y harás un desorden a tu paso que no dejará espacio al aburrimiento.

Y esta posibilidad cooperativa es importante, porque en realidad el juego en su modo historia es corto. La campaña tiene 12 fases además del tutorial, pero gracias a su sistema de experiencia y retos diarios, puedes seguir jugando y logrando avanzar en tu carrera de cirujano experto.

Si eso no fuera suficiente, también hay un creador de niveles para que puedas sacar toda tu creatividad y proponer situaciones más hilarantes y ridículos en los que ningún cirujano de verdad se atrevería a participar.

Creador de niveles

El juego todavía no está disponible pero puedes precomprarlo en la Epic Store para tener acceso anticipado este 21 de agosto y algunos accesorios cosméticos; o puedes simplemente esperar al 27 de agosto y hacerte con uno de los simuladores más divertidos que hay hasta el momento.