¿Qué pasa si juntas armas, alcohol, buena música y unos mineros que además son enanos? La respuesta es simple: uno de los mejores juegos cooperativos de los últimos años. Esto es Deep Rock Galactic y aquí tienes la reseña de ImpulsoGeek. ¡Rock ‘n’ Stone!

Lo desarrolló un pequeño estudio de Dinamarca llamado Ghost Ship Games y salió apenas el 13 de mayo para Steam y Xbox One gracias a su distribuidor: Coffee Stain Publishing, nada más y nada menos que el creador de Goat Simulator, otro juegazo independiente que llegó a nosotros desde la lejana región nórdica.

¿Pero de qué trata Deep Rock Galactic?

Según la trama, somos enanos en un planeta lejano, una roca sólida en donde solo hay tierra, piedras, cristales y metales preciosos… además de unos insectos gigantes que se sienten amenazados por los mineros y lucharán hasta la muerte para no permitirles salir con vida.

Combate en Deep Rock Galactic

Tú eres uno de cuatro enanos que trabaja en una compañía minera dedicada a extraer los materiales preciosos. Podrás ser un artillero, ingeniero, taladrador o explorador. Cada enano es una clase diferente con distintas habilidades, armas y roles que llenar en el equipo excavador.

Dependiendo tu estilo de juego serás el encargado de iluminar las oscuras cavernas, de trituar la pared para pasar más rápido, de construir plataformas instantáneas sobre la pared o de crear tirolesas para que todo el equipo pase de un lado a otro.

Sin importar la forma en la que te muevas, todos tendrán que luchar por su supervivencia cuando el enjambre llegue para acabar contigo. Dependiendo de tu personaje cambiarán tus armas, unas más potentes que otras pero todas útiles para sobrevivir.

Una vez cargados los materiales o terminada la misión que te hayan encargado desempeñar, la cápsula de recuperación llega por los enanos que hayan logrado regresar a tiempo. Si caíste en combate o te tardaste demasiado, la misión fracasará y todo habrá sido en vano… o casi, porque a pesar de lo fatalista que pueda sonar, despertarás en la enfermería con mucho dolor y con solo algunas de las recompensas que te hubieran tocado si lo hubieras lobrado. Ni modo, simplemente tendrás que hacerlo mejor a la próxima.

La enfermería

¿Qué hay de la personalización?

Cuando empiece el juego tendrás tu propia bahia, donde podrás ver algunos objetivos que van cambiando diariamente y una terminal donde podrás cambiar de personaje.

Solo hay cuatro enanos, pero las opciones para personalizarlo son muchísimas. Conforme ganes dinero y materiales podrás comprar mejoras para tus armas, tu pico, tu armadura e incluso para ti mismo, con habilidades que solo el trabajo duro y la vida en las cavernas puede enseñarte.

El taladrador

No es un juego con una historia específica, por lo que lo único que tienes que hacer para subir de nivel en todo es jugar y jugar para ganar los materiales y los puntos de habilidad. Pronto verás que pasas de ser un enano debilucho a todo un maestro de la oscuridad que no le teme a ningún enjambre mugroso que pueda aparecer en tu camino.

El modo cooperativo, la joya de la corona

Pero en Deep Rock Galactic no simplemente se trata de luchar y recolectar minerales, sino de realmente hacer equipo y trabajar en conjunto para salir con vida. Conforme vayas avanzando las misiones se harán más largas y complicada, y solo un buen trabajo en equipo te dará la victoria, mientras que si te separas o quieres jugar en solitario, todo será más difícil porque el enjambre simplemente no parará de llegar.

Tener una estrategia y mantenerse juntos puede ser algo exagerado al inicio del juego, pero mientras más abajo llegues verás que lo que parecía una exquicitez es en realidad la clave para sobrevivir.

No todo en es trabajo en Deep Rock Galactic

Tarro de cerveza

Y después de ganarse el pan de cada día, todo equipo de trabajadores se merece un descanso. Para eso está el Bar Abismo, donde un amable robot te servirá las bebidas que le pidas aunque después los enanos empiecen de malacopa y le tiren los tarros en la cara (por favor, no le tires los tarros en la cara).

También hay otro tipo de amenidades como la rocola, donde puedes presumir tus pasos de baile y demostrar que el estereotipo sobre los enanos más tiesos que un tronco son verdad. Además de un barril que puedes patear para encestar en un aro que se mueve con velocidades diferentes.

Baile en Deep Rock Galactic

Además de estas amenidades también está la consola para mejorar tu equipo, la tienda para cambiar tu peinado u otros elementos estéticos y el Salón Conmemorativo, donde se honra a los héroes caídos.

Toda esta nave es donde se encuentran los enanos, y será tu base por el tiempo en el que estés trabajando para esta compañía.

Conclusión

A pesar de que el juego no tiene una historia profunda ni una narrativa muy compleja, es lo suficientemente atractivo en visuales y en modo de juego para que te den ganas de pasar horas y horas minando materiales y luchando por tu vida. Su sistema te permitirá ir viendo las mejoras en tus personajes, en nuevas misiones y en enemigos más letales, lo que da gran satisfacción al ver cómo poco a poco te vas haciendo mejor.

En una industria repleta de juegos competitivos, Deep Rock Galactic es un trago de agua fresca en donde no tienes que pisotear a otros jugadores, sino desarrollar una buena estrategia y trabajo en equipo para divertirte y seguir avanzando, por lo que —como siempre— jugar con amigos hombro con hombro o simplemente de manera remota mientras comparten una botana y una bebida es lo más atractivo de la experiencia.

Puedes conseguirlo a muy buen precio en Xbox o Steam, y ya que estés por ahí revisa las calificaciones que la comunidad le ha dado al juego para que veas que lo que te cuento en esta reseña no es exagerado ni arbitrario, realmente es un juego sumamente divertido. Nos vemos en las cavernas.

Deep Rock Galactic
Misiones y trabajos variadosClases y habilidades realmente diferentesUn modo de juego que te hará querer siempre más
No hay historia profunda
8.5¡Grandioso!
Gameplay9
Gráficos8
Multijugador9