Volar fue un sueño de la humanidad hasta hace poco más de 100 años. Su evolución ciertamente fue rápida y nos llevó de elevarnos unos cuantos metros a reducir distancias en nuestro planeta. Los videojuegos nos han presentado a lo largo de su historia grandes experiencias de juego, pero fue hace 40 años que Microsoft comenzó a traer la experiencia de volar a las PCs del mundo de la forma más realista que se pudiera con Flight Simulator, convirtiéndose en todo un referente de la simulación aérea en casa. Finalmente, y después de más de una década, la franquicia está de vuelta para presentarnos la entrega más sorprendente hasta ahora.

Para aquellos que aún están despistados, Microsoft Flight Simulator, como su nombre nos deja muy claro, es un simulador de vuelo que nos da el privilegio de recorrer todo el mundo experimentando el fino y complicado arte de volar. El título desarrollado por Asobo Studios pone en nuestras manos todo lo necesario para realizar los recorridos que deseemos, presentando una verdadera experiencia de vuelo en un verdadero mundo abierto. 

Escuela de pilotos

Aeropuerto de Flight Simulator

Desde el inicio tendrás múltiples opciones de juego, pero a diferencia de cualquier título en que aprendes sobre la marcha, lo más recomendable es comenzar con el tutorial y no decidir que puedes empezar tu experiencia volando un Boeing 787 cuando no sabes ni cómo quitar el freno de manos, o lo más básico para despegar.

Este entrenamiento de vuelo se realiza a lo largo de ocho clases donde aprenderás lo básico de la navegación, términos, control de cámara y lo necesario para ascender a los cielos y aterrizar en una sola pieza. También se te enseña el uso de los controles o del joystick, si es que cuentas con uno. Al ser un juego para PC puedes usar el teclado y el mouse, pero si así lo deseas, puedes añadir el control del Xbox para tener un control más preciso, aunque de todas maneras necesitarás de los otros dos periféricos para acciones como es comunicarte a la torre de control o revisar detalles puntuales desde la cabina.

El tutorial puede ser muy simple, ya que apenas te enseña algunos aspectos básicos del Cessna 152, pero te ofrece las bases necesarias para que entiendas y te defiendas con el resto de los aviones.

Realismo en la palma de la mano

La Estatua de la Libertad

Tras terminar tu curso de inducción, el mundo de Flight Simulator se vuelve más entendible. Dentro del modo de vuelo libre es donde se muestra la verdadera gracia del título y su dificultad. Aunque suene que es complicado tomar el control de una nave, una de las gracias que Flight Simulator ofrece es que puede volverse tan fácil o realista como quieras. En este modo puedes activar o desactivar varios detalles desde la automatización de ciertos procedimientos dentro de la aeronave, simplificar los controles, o si lo que necesitas es admirar el paisaje, dejar que la Inteligencia Artificial sea tu copiloto y se encargue del recorrido.

A diferencia de la gran mayoría de los videojuegos relacionados con el vuelo, aquí dejamos de lado aviones de combate para entrar en la cabina de aviones de pasajeros, desde las avionetas más pequeñas y fáciles de manejar hasta los más modernos y avanzados aviones de pasajeros como el Boeing 787. Cada una de las naves en Microsoft Flight Simulator está representada con un nivel de detalle en cabina que impresiona a los que no son conocedores por la gran cantidad de opciones y botones a tocar, y deja satisfecho a aquellos expertos en estas naves que tienen un poco más de experiencia.

La ruta la eliges tú, seleccionando desde dónde quieras comenzar y tu destino, ofreciendo una gran libertad de lo que quieres ver y para que construyas tu propia experiencia. Cualquier aeropuerto del mundo está disponible para despegar o aterrizar, o si solo quieres hacer un recorrido libre, aterrizar en un aeropuerto o comenzar a volar por una zona, puedes hacerlo. Y claro, la duración será igual, por lo que ese vuelo de 4 horas a Los Ángeles desde la Ciudad de México estará bien representado.

Un verdadero mundo abierto

Mundo abierto

El realismo es la parte más importante en cualquier simulador, y si los aviones están completamente detallados, también lo tiene que ser el mundo que se recorre. Es de admirarse el trabajo que Asobo Studios y Microsoft realizaron en este apartado, logrando una recreación 1:1 de nuestro planeta al integrar desde el sistema de mapas de Bing Maps con la IA de Azure, el servicio de la nube de Microsoft, para analizar datos y generar modelos 3D fotorealistas del planeta entero, haciendo este streaming directo a tu PC. Esto genera una experiencia visual verdaderamente impactante mostrando un mundo sumamente realista. Sin embargo, este acercamiento no está exento de algunas fallas, lo que nos da representaciones diferentes a como son en el mundo real.

Otro de los detalles sorprendentes de este título es la implementación del horario y los servicios de clima de todo el mundo para representarlos en tu vuelo. Antes de tomar una ruta puedes seleccionar que se presente el horario y clima actual de la zona del mundo que quieras explorar o seleccionar algo a tu gusto. Así que si quieres hacer un recorrido durante una tormenta tropical sobre el Caribe o ver el amanecer desde Dubai, lo puedes hacer, teniendo una experiencia única.

Por otro lado, una de las opciones a destacar más importantes que incluye Flight Simulator es el de ser accesible para todos, y sus opciones de accesibilidad son prueba de esto. Para ser piloto, la vista es uno de los factores más importantes y tiene que ser lo más cercana a ser perfecta. Una alteración como el daltonismo puede acabar con el sueño de cualquiera que quiera pilotear, y Flight Simulator cuenta con la opción de cambiar esto, ya que uno de sus ajustes es cambiar su esquema de colores para ajustar este desbalance visual y pilotear un avión.

Todo un experto

Flight Simulator no sólo es viajar de un lado al otro, ya que también cuenta con su modo lleno de retos. Aterrizar en lugares remotos, con pistas muy cortas, o enfrentarte a terribles vientos son parte de los varios retos que el título presenta. Lograr estos retos otorga una puntuación y un lugar en la tabla de clasificación, siendo lo más cercano que Flight Simulator se pone de un videojuego, pero pidiendo mucha habilidad de parte del jugador.

El poder de un avión

Escena de Flight Simulator

Todo lo que ofrece Flight Simulator viene con un precio, en este caso del poder de la PC. Antes de poder jugar,  es necesario instalar una gran cantidad de archivos para iniciar tu aventura en el aire. Cerca de 120 GB son necesarios, por lo que es importante que tengas espacio en tu disco duro y que la conexión a internet esté en lo más óptimo para descargar. Algo que hay que destacar es que para poder correr este título necesitarás una computadora poderosa. Nosotros la corrimos con un Intel Core i7, 32 GB de RAM y una tarjeta de video GTX 1080 TI, lo que nos dio una calidad alta pero sin poder acercarnos al ultra. Sin embargo, se pudo jugar una experiencia más estable cerca de los 30 cuadros por segundo con muy pocas caídas. El título reporta algunos problemas de optimización, pero nada que un parche futuro no pueda arreglar.

Conclusión

Flight Simulator es un título para los amantes del vuelo que quieran tomarse el tiempo de liberar su mente y encontrar la tranquilidad de estar a 10,000 pies de altura. El gran realismo que ofrece es impactante  y está a la par de la calidad que la serie ha presentado a lo largo de su historia, aunque ciertamente ese realismo exige mucho hasta de la computadora más poderosa.

Microsoft Flight Simulator
Gran nivel de detalle y realismoExperiencia de vueloLibertad en el mundo abierto
Problemas de optimizaciónPoca explicación de cómo usar los controles
9.5Increíble
Modo de juego9
Gráficos10