Vampire: The Masquerade Bloodlines 2 es la esperada secuela de un juegazo de 2004 publicado por Activision. 16 años después, bajo el iderazgo de Paradox Interactive, Bloodlines iba a estrenarse en este 2020, pero como ya va siendo costumbre a estas alturas del partido, eso no pasará.

Si no conocen Bloodlines déjenme darles un poco de contexto: Vampire: The Masquerade está ambientado en el Mundo de las Tinieblas de White Wolf, los legendarios desarrolladores de juegos de rol que cambiaron la industria a principios de siglo. Después de varios cambios de manos de la compañía, hoy son parte de Paradox Interactive y Bloodlines 2 es quiere volver a poner de moda a los vampiros oscuros, sanguinarios y brutales.

Y todo iba bien hasta hace poco, cuando por medio de un comunicado de prensa Paradox declaró que el juego no estará listo como planearon, sino hasta 2021.

Según sus palabras, la barra de calidad y ambición que ellos mismos definieron los hizo considerar la posibilidad de atrasar el juego para estar seguros de que tendrían un sucesor digno de Vampire: The Masquerade Bloodlines, por lo que prefieren atrasar el juego pero garantizar que esta secuela será digna de llevar el nombre Vampire.