Seguramente ya todos lo saben, pero el viernes 10 de enero en Torreón un niño de 11 años le disparó a su maestra, dejó seis heridos y luego se suicidó. Y como era de esperarse cada que ocurren este tipo tragedias relacionadas con violencia, las críticas a los videojuegos no se hicieron esperar.

Este tipo de cosas pasan mucho más frecuentemente en Estados Unidos que en México; de hecho, este es apenas el segundo caso de disparos dentro de una escuela en nuestro país (el otro fue en 2017 en el Colegio Americano en Monterrey). Y en nuestro vecino del norte, al igual que aquí, la primera reacción fue culpar a los videojuegos de que normalizan la violencia y hacen que los niños o jóvenes hagan cosas violentas.

Miguel Ángel Riquelme, gobernador del estado de Coahuila, dijo que el joven de 11 años inició el ataque inspirado en el juego Natural Selection, porque curiosamente llevaba una playera de ese juego el día del ataque.

Los hechos lamentables en primer término arrojan un perfil psicológico especifico del menor, el cual en las indagatorias tendrá que ser resuelto, pero al parecer el niño influenciado por un juego ―o por un videojuego― que se llama Natural Selection. Incluso la playera del niño en la parte de abajo trae el nombre del videojuego. [El juego] lo influencia para cometer los lamentables hechos.

Portada de Natural Selection 2

Los gamers sabemos que Natural Selection 2 es un juego donde puedes ser un soldado o un alienígena, y que a pesar de que tiene un buen detalle en cuanto al funcionamiento de armas, está lejos de otros simuladores de batallas más especializados y reales. Además, según varias fuentes la playera del atacante decía Natural Selection en clara referencia al tiroteo que sucedió en Columbine, no a un videojuego, aunque eso parece no importar porque la Secretaría de Gobernación ya dijo que “revisará la clasificación de videojuegos” tras este lamentable hecho.

Clasificación en los videojuegos

Revisar la clasificación de los videojuegos es algo que deberíamos hacer todos, no solo el gobierno, pues prácticamente desde siempre existen clasificaciones claras que se muestran en todos los videojuegos para que padres y madres sepan qué están jugando sus hijos. Pero esto se ve complicado por pensamientos arcaicos del tipo “como los videojuegos son para niños, entonces todos los juegos son aptos para ellos”.

Clasificaciones ESRB

El problema es que un niño todavía no ha desarrollado muchas de las capacidades de un adulto, como la empatía, por lo que para él temas fuertes como violencia y muerte pueden estar muy alejados de la realidad al creer que todo es reversible. Esto hace no que sean unos sociópatas en potencia, sino que varios temas complejos les resulten muy lejanos, por lo que al estar en contacto con ellos, podemos tener resultados desastrosos.

Personaje de los Simpson

Pero estos temas no solo están presentes en los videojuegos, sino también en caricaturas (que no necesariamente son para niños), series, películas, revistas y vaya, en la vida diaria por que sí, vivimos en una sociedad agresiva que ve la violencia como algo de todos los días. Y eso no es culpa de los contenidos a los que tenemos acceso, sino a un sinfín de problemas más complicados como a la pobreza, la falta de trabajo, de educación de calidad, de oportunidades, etc.

Desgraciadamente, esta situación hace que cualquier revisión o programa que pretenda clasificar los videojuegos localmente en México va a ser insuficiente, porque no es que las clasificaciones no existan, es simplemente que muchos padres y madres de familia no tienen el interés por ver qué juegan o ven sus hijos.