Steam Deck

Steam Deck: ¿competencia, apuesta paralela o solo un capricho? Reflexiones de un gamer en Linux

La semana anterior Valve presentó Steam Deck, una consola híbrida que nos recordó mucho al Nintendo Switch, pero ¿realmente es la competencia de la consola de Nintendo? ¿Para quién es este tipo de consola? ¿Compite realmente con las ofertas que tenemos actualmente? Vamos paso a paso y veremos si podemos contestar eso, sobre todo enfocándonos en su propuesta de software basada en GNU/Linux.

El hardware detrás de Steam Deck

Especificaciones técnicas

APU de AMD personalizada con una GPU RDNA 2 integrada y un procesador Zen 2 que funciona a una frecuencia de entre 2.4 y 3.5 GHz. 16 GB de RAM LPDDR5 y una pantalla LCD touch de 7 pulgadas con una resolución de 1,280 × 800 pixeles con un aspecto 16:10 y una tasa de refresco de 60 Hz. Su batería es de 40 Wh, con lo que, según Valve, obtendrá una autonomía de entre dos y ocho horas, dependiendo del tipo de juego que estemos jugando.

Steam Deck tiene para la conectividad Wi-Fi en las bandas de 2, 4 y 5 GHz (a/b/g/n/ac), Bluetooth 5, USB tipo C y una ranura para microSD. Como estamos ante un producto que puede hacer la función de consola portátil, también tiene giroscopio IMU de 6 ejes.

En cuanto a capacidad de almacenamiento tendremos tres opciones: eMMC de 64 GB (PCIe Gen 2 x1); SSD NVMe de 256 GB (PCIe Gen 3 x4); y SSD NVMe de 512 GB de alta velocidad (PCIe Gen 3 x4).

¿Qué hay del software?

Aquí es donde se empieza a poner interesante, porque muy al contrario de lo que vemos en otras consolas, la Steam Deck viene con SteamOS 3.0, un sistema operativo propio basado en GNU/Linux, y no en cualquier distribución, sino en una “complicada de administrar e instalar” como lo es Arch Linux con el sistema de escritorio KDE (un sistema muy popular que es relativamente parecido a Windows).

DLSS y Ray tracing en Arch Linux

Las anteriores versiones de SteamOS estuvieron basadas en Debian, una distribución mucho más popular, 100% hecha con software libre pero también mucho más lenta en recibir actualizaciones, lo que ofrece estabilidad pero pierde en frescura y nuevas funcionalidades, sobre todo cuando hablamos del kernel de Linux, las actualizaciones de Mesa (la biblioteca de gráficos en 3D de Linux) y otros elementos sumamente importantes en los videojuegos.

Ya sé que al 90% de los gamers les vale un pepino qué sistema, versión, si es de código abierto o cerrado, o cualquier otro detalle técnico respecto al sistema en el que están jugando (según un estudio que me saqué de la manga); sin embargo, todo este choro es relevante no solo porque sea la parte más técnica y geek de la consola, sino también porque nos hace ver que Valve va más en serio en su apuesta por ofrecer algo nuevo que traiga lo mejor del open source y el hardware de código propietario, lo que puede —o no— darnos una opción de consola lo suficientemente abierta y estable.

Esto también nos da algunas respuestas y más preguntas, porque al ser un sistema basado en GNU/Linux los juegos no están 100% desarrollados para esa plataforma; pero vamos a hablar un poco de esa historia.

Gaming en GNU/Linux

Los videojuegos en GNU/Linux han existido prácticamente desde siempre, pero al ser un sistema operativo literalmente ignorado por el grueso de los usuarios de computadora (2.8%, según un estudio del año pasado), a los desarrolladores no les interesa tanto ese mercado, por lo que básicamente todos los videojuegos en PC salen para Windows, sobre todo con los últimos esfuerzos de Microsoft por llevar Game Pass a Xbox y PC como un solo paquete.

Pero a pesar de eso, Gabe Newal, CEO de Valve, dijo en 2012 que Windows 8 era “una catástrofe para todos en el espacio de la PC”, por lo que empezó a idear maneras de que los juegos funcionaran en otro sistema (GNU/Linux, específicamente) sin que los desarrolladores tuvieran que trabajar el doble o el triple. Esa idea hoy se llama Proton, y gracias a ella he podido jugar muchos juegos en GNU/Linux que se suponía nunca llegarían a esa plataforma.

Pero no todo es color de rosa, pues muuuuuuuchos juegos siguen sin funcionar como deberían; e incluso tenemos ejemplos infames de juegos que se supone que funcionan nativamente y que simplemente no arrancan en GNU/Linux (te estoy viendo a ti The Stanley Parable).

Entonces, la Steam Deck supuestamente va a poder correr juegos AAA como Doom, STAR WARS Jedi: Fallen Order y otros que, al menos en teoría, ya corren lo suficientemente bien en GNU/Linux gracias a Proton. La promesa de Valve también es que Proton mejore más rápido, por lo que tendríamos mejor soporte en los meses que todavía faltan para que la Steam Deck esté entre nosotros (diciembre de 2021).

Steam Deck en monitor

¿Para quién es la Steam Deck?

Llegamos a la parte complicada de este artículo. Aquí en Impulso Geek ya discutimos largo y tendido de qué expectativas tenemos, algunos previendo un estrepitoso fracaso y otros emocionados por tener una Steam Deck en nuestras manos, pero todavía hay mucho que tomar en cuenta. Primero tenemos el precio:

  • $399 USD por la versión de 64 GB.
  • $529 USD por la versión de 256 GB.
  • $649 USD por la versión de 512 GB.

Incluso la versión más barata, que tiene la misma capacidad de almacenamiento de un Switch, ya es más cara que la consola de Nintendo. Si nos vamos por la más cara, de 650 dólares, estamos invirtiendo casi lo que cuesta un PS5 o un Xbox Series X, pero ¿realmente estamos ante una consola de “nueva generación”? Aquí podemos ponernos muy subjetivos, pero me parece que actualmente los “saltos de generación” ya no existen como hace 10 o 15 años; así que sí, la Steam Deck puede correr juegos actuales con un nivel decente de capacidad porque al fin y al cabo es una computadora con GNU/Linux corriendo. ¿Eso la hace una “consola de nueva generación”? La verdad es que quién sabe, depende a qué le llamemos así.

Pero las personas que tienen cuenta de Steam, varios juegos en su biblioteca y años invertidos en esa comunidad, ya tienen una computadora capaz de correr la mayoría de los juegos. Incluso si decidieras comprar una estación de conexión oficial (que se vende por separado), podrías ocupar tu consola como una computadora, conectarla a una televisión, conectarle periféricos como controles, teclado, mouse, más memoria, instalar aplicaciones y hacer más cosas… como la computadora que ya tienen todos los que tienen una cuenta en Steam en estos momentos.

Entonces, ¿para quién es la Steam Deck? En este punto me atrevo a decir que para los que les sobran 650 dólares; o tal vez para quienes se quieren acercar al PC Gaming y nunca lo han hecho por la razón que sea… y tienen 650 dólares para gastar en una consola portátil y no en una computadora.

¿Piratería en la Steam Deck?

Shared Library de Steam

Otro punto importante, que ha hecho hablar a mucha gente, es la posibilidad de utilizar la Steam Deck para la piratería, pues al ser una computadora “le puedes poner en la tarjeta SD emuladores para piratear lo que sea”; o le puedes instalar la Epic Store y jugar los juegos gratuitos que ya tienes en esa otra biblioteca. Esto tiene algo de realidad, pero no del todo.

En cuanto a los emuladores, técnicamente sí, al ser una computadora con GNU/Linux corriendo podrías instalarle lo que quieras y jugar lo que quieras; sin embargo, no es como que actualmente sea sencillo jugar juegos actuales y AAA de manera ilegal, pues hay muchos métodos antipiratería como la conexión a internet permanente para comprobar si tu cuenta —de Steam en este caso— tiene o no dicho juego. Claro, hay emuladores incluso para Nintendo Switch, pero normalmente la emulación no es tan fluida, no tienes posibilidad de jugar en línea y otras limitantes que hacen que esta opción no sea para todos.

En cuanto a la tienda de Epic, recordemos que SteamOS no es Windows, por lo que la Epic Store no correría de manera oficial. Hay maneras de instalarla con Lutris y Wine, pero otra vez, es un parche que no siempre tiene los mejores resultados de rendimiento y sería lo mismo que tener una computadora con GNU/Linux y querer utilizar la Epic Store, algo que incluso menos del 2.8% de los que usamos GNU/Linux en PC buscamos.

Conclusión

Después de todas estas reflexiones debo decir que estoy entusiasmado por la existencia de la Steam Deck no tanto por el dispositivo en sí, sino por el empujón que va a dar su existencia al desarrollo de tecnologías que funcionan alrededor de GNU/LInux (abiertas y cerradas).

Actualmente los juegos que juego sin tener que cambiarme a Windows son pocos, y espero que lo que está haciendo Valve le dé un buen empujón como ya se lo dieron las Steam Machines, un rotundo fracaso comercial que provocó que hoy en día exista Proton.

3 Comments

  1. Gran nota sr de la toscana 😉 . Creo que los juegos AAA se disfrutan mejor en una tv que de Manera portátil. No dudo que no haya mercado a quien ofrecerle pero aquí en México que a la mayoría les encanta hacer multicuentas para seguir pagando 10 pesos de gamepass jajaja creo que steam deck no es para el mercado de latinoamerica (a lo mejor me equivoco) saludos .

  2. En mi caso alejado como he estado siempre del PC gaming me resulta muy interesante esta plataforma para conocer la oferta jugable de esa parcela. Por otro lado la veo como la plataforma perfecta de emulación 😬

  3. Muy buena nota y esperemos que ls nueva consola si rife chido y sea una muy buena plataforma a conocer y experimentar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario *
Name *
Email *
Website

Artículos recientes

Artículos relacionados